por: Oscar Bravo

La infelicidad como objetivo político

“el sistema de gobierno más perfecto es aquel que  garantiza la mayor suma de felicidad posible”

(Bolívar .1819)

Las organizaciones con  fines políticos que están alineadas en lo que se conoce como “la oposición”, tienen distintas estrategias para relacionarse con el poder…en la que actúan de acuerdo a sus planes para concretar la forma y el como  van a lograr el poder  y  cuales serán los esfuerzos tácticos para crear las condiciones mas favorables para el logro de sus metas políticas…ellos se  han encontrado con un claro ejemplo, de que en un ambiente de infelicidad y molestia generalizada por las colas, favorece abiertamente al llamado “voto protesta”, que les dio excelentes resultados electorales en diciembre de 2015…

Por lo tanto, la oposición política venezolana ha encontrado un terreno fértil para incrementar “la rabia anti-gubernamental”, que ha generado una peligrosa insatisfacción colectiva, motivada por la terrible especulación – hiperinflación, que lleva tiempo minando las lealtades políticas, aunque el chavismo, sigue demostrando ser la primera fuerza política del país  y con un sólido apoyo de las fuerzas armadas…

La oposición intenta a través de esta guerra multifactorial, de cuarta generación y despiadadamente agresiva en su accionar, en la que buscan por todos los medios posibles de molestar a la colectividad, e intentando generar una matriz de opinión extremadamente negativa, para responsabilizar al gobierno de todos los problemas que tenemos en éstos difíciles momentos…y por ningún lado sentirse culpable de la caotización económica que estamos sufriendo y padeciendo…

La idea central de un sector radical de la oposición, en su aplicación del maquiavélico pensamiento, en la que “el fin justifica los medios”, es que el propósito es exacerbar los ánimos de las venezolanas y de los venezolanos en contra del gobierno nacional, pedir a la comunidad internacional, el mayor número de sanciones y bloqueos, que afecten de manera determinante la calidad de vida del pueblo de Venezuela…pero eso no importa mientras eso aparentemente le produce réditos políticos- electorales…

Todo esto significa una estrategia política perversamente egoísta y calculadora, sin alma de patria, cuando solicitan y claman de rodillas al imperio para que intervengan militarmente en Venezuela, sin importar el baños de sangre y todas las consecuencias nefasta que origina una guerra, pero lo hacen para obtener el poder…así sea sobre las ruinas y los cadáveres de los que aparentemente son sus paisanas y paisanos, por que pongo en duda que ésta ambiciosa y apátrida oposición sientan que son venezolanas y venezolanos…

Es inexplicable desde la racionalidad humana, entender que la oposición con su odio y amargura, disfruten con la infelicidad colectiva, por que consideran que a mayor desgracia, más los acerca al poder…

Politólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *